EL ARTE DE LA FORJA

EL ARTE DE LA FORJA

En esta ocasión os queremos introducir en el maravilloso a la vez que enigmático arte de la forja.

Desde los tiempos más remotos, el hombre una vez descubierto los metales, se interesó por la manipulación de los mismos, tanto para hacer herramientas de trabajo, tan necesarias para su evolución y supervivencia, como para fabricar objetos ornamentales.

La forja es un proceso que conlleva la fabricación de objetos formados mediante deformación plástica, y puede llevarse a cabo en caliente o en frío, y cuya deformación del material se produce por la aplicación de fuerzas de compresión.

La manipulación del hierro, junto con el uso de la fragua para calentarlo y así poder moldearlo, el amartillamiento y las técnicas de torsión, constituyen todo ello el proceso de forjado propiamente dicho.

Cuando hablamos de forja se nos viene a la cabeza la fragua, el fuego, el martillo… espadas, herramientas pesadas… No obstante, lejos de esa concepción inicial, existen multitud de artículos elaborados en forjas y destinados principalmente a la decoración.

Podemos encontrar infinidad de artículos decorativos para dar ese toque de originalidad y exclusividad a nuestro hogar. Desde originales lapiceros, percheros, cuelgallaves, cruces ornamentales… hasta cabeceros para dormitorios… Todo ello elaborado con este metal, el más duro y resistente que posamos encontrar.

Tradicionalmente, el hierro forjado ha venido obteniéndose a partir del mineral de hierro calentado a altísimas temperaturas en una forja. Una vez calentado, se procedía a golpearlo con el fin de eliminar las impurezas y escorias contenidas en el mineral.

Hoy en día, este genuino arte de la forja, ha dado paso a la creación de todo tipo de piezas elaboradas con hierro y con finalidades totalmente dispares.

Seguro que tú también tienes algún artículo de forja en casa, ¿nos cuentas cuál?